Bishop's Message

Home » About » Stay Informed » Parable Magazine » Inside Parable » Bishop's Message

Bishop's Message

Congratulations, Parable!

Congratulations to our editor, the whole staff and all contributors whose stories have made Parable a welcome visitor to households of avid and even occasional readers throughout the state of New Hampshire and beyond (even to friends abroad!) for the past 10 years! One of my greatest joys is receiving and reading each issue cover to cover, and I hope you feel the same way. 

Parable’s tenth anniversary is a great milestone, and many life stories, poems and familiar features are happily brought to mind in this issue. I personally have so enjoyed reading the journeys of faith that New Hampshire Catholics have embarked upon throughout their lives. I love seeing photos of the young and old, reading stories of Catholics across all backgrounds, learning about what our Catholic school students and their teachers are accomplishing, and exploring new ways to impart and celebrate our shared faith. There are a quarter million Catholics in our state who have so many wonderful stories to tell!

The magazine is a vital communication tool for the diocese, and a way for us to continue to understand and learn from one another. In its pages we are able to see what our many charitable organizations are doing, to help the less fortunate in our state, discuss the newest changes and teachings from our Holy Father, and stay abreast of all the latest goings on here in the diocese.

I hope you have enjoyed Parable as much as I have over the years, and that you are inspired, comforted and encouraged by the sense of community and belonging that the Parable staff and contributors try to impart to you in each issue.

Again, my heartfelt congratulations to Parable on an impressive decade of achievement, and thanks for bringing us the refreshment of a great magazine of faith – an abundant and fruitful gift indeed!


¡Felicitaciones a nuestro editor, a todo el personal y a todos los colaboradores cuyas historias han hecho de Parable un visitante bienvenido a los hogares de ávidos lectores e incluso ocasionales en todo el estado de New Hampshire y más allá (¡incluso a amigos en el extranjero!) durante los últimos 10 años! Una de mis mayores alegrías es recibir y leer cada edición de principio a fin y espero que usted se sienta de la misma manera.

El décimo aniversario de Parable es un gran hito y las muchas historias de vida, poemas y características familiares son gratamente recordadas en este número. Personalmente, he disfrutado mucho de leer los viajes de fe que los católicos de New Hampshire han emprendido a lo largo de sus vidas. Me encanta ver fotos de jóvenes y adultos mayores, leer historias de católicos de todos los orígenes, aprender sobre lo que nuestros estudiantes de la escuela católica y sus maestros están logrando, y explorar nuevas formas de impartir y celebrar nuestra fe compartida. ¡Existen un cuarto de millón de católicos en nuestro estado que tienen muchas historias maravillosas que contar!

La revista es una herramienta de comunicación vital para la diócesis, y una manera para que podamos seguir comprendiendo y aprendiendo unos de otros. En sus páginas podemos leer lo que muchas de nuestras organizaciones caritativas están haciendo para ayudar a los menos afortunados en nuestro estado, discutir los cambios más recientes y las enseñanzas de nuestro Santo Padre, y estar al tanto de todas las últimas cosas aquí en la diócesis.

Queridos lectores, disfruten de esta edición retrospectiva y compártanla con alguien que hasta ahora no la ha conocido Parable. ¡Estarás compartiendo buenas noticias, ya que este tema en particular traerá recuerdos de los últimos años y los lectores estarán ansiosos de recibir futuras ediciones! Espero que hayan disfrutado de Parable tanto como yo lo hecho a lo largo de los años, y que ustedes hayan encontrado inspiración, consuelo, ánimo, sentido de comunidad y pertenencia que es el mensaje que deseamos trasmitirles el personal y contribuyentes de Parable en cada edición.

Nuevamente, mis más sinceras felicitaciones a Parable por una impresionante década de logros, y gracias por traernos una gran revista que renueva nuestra fe – ¡un don abundante y fructífero en sí mismo!